Soluciones globales de packaging para perfumería y cosmética

Anodización del aluminio

El proceso de anodizado en nuestras piezas tiene dos objetivos:

  • El primero es la protección del aluminio frente a agresiones externas como la oxidación natural, el deterioro del aspecto por rayas y frotamiento, entre otras, ya que la pieza no tiene ninguna protección.

proteccion.jpg

  • La segunda es la función estética. Obtenemos, a través de variaciones en el proceso mismo, diferentes acabados superficiales y diferentes colores.

anodizado.jpgtapones-colores.jpg (Preview)

Disponemos de:

  • Una línea automática de alto rendimiento con la tecnología más puntera disponible en el mercado.
  • Alta capacidad en anodización en colores especiales.
  • Abrillantado químico y electrolítico.
  • Baby Line y laboratorio para el desarrollo de colores especiales.
  • Máquinas de montaje de bastidores automáticas.
  • Máquinas de desmontaje de bastidores automáticas.

secado.jpg

 

El proceso está compuesto por diferentes fases:


1- Desengrase de la pieza

Consiste en la eliminación del aceite procedente del proceso de embutición.


2- Pulido químico o electrolítico

Consiste en nivelar la estructura superficial del aluminio para obtener una superficie especular donde la reflexión de luz sea máxima y se pueda obtener por consiguiente una gran brillantez. El proceso se puede obtener por una reacción química de ácidos inorgánicos a temperatura, llamada pulido químico, o por una reacción electroquímica también de ácidos inorgánicos, llamada pulido electroquímico.


3- Satinado o matizado

A diferencia del punto 2, cuando se quiere obtener un acabado matizado o satinado en la pieza se ataca la superficie con substancias alcalinas, u otras, cuya función es la de dar un acabado rugoso en la superficie donde la luz se reflectará de una forma difusa, obteniendo a través de variables aplicadas al baño de tratamiento, diversos grados de matizado.


4- Oxidación

Consiste en la formación, mediante un proceso electrolítico utilizando corriente continua en una solución de ácido sulfúrico, una capa de óxido de aluminio en la superficie de la pieza que cumpla con dos objetivos:

  • La protección: Por la misma dureza de esta capa de óxido de aluminio, la superficie queda  protegida contra los posibles efectos de golpes y fregamientos y se mantiene por consiguiente inalterada frente a las pequeñas manipulaciones.
  • La estética: La porosidad que esta capa de óxido de aluminio posee la hace apta para su coloración, un acabado estético deseado para muchos de los productos de perfumería, cosmética o alta gama.


5- Sellado

Consiste en hacer perdurables las propiedades de la capa de óxido de aluminio formada en la fase anterior. Su efecto es el de cerrar o sellar los poros producidos, tanto para mantener la superficie inalterable a contaminaciones de los poros como para evitar la pérdida del color depositado en los mismos.

El cierre de estos poros se obtiene mediante soluciones químicas o agua a alta temperatura para dar lugar a la formación de grandes moléculas hidratadas sobre los poros que facilitan su sellado.


6- Aclarados

Entre las diferentes fases se realizan los correspondientes aclarados con agua desionizada que evitan la contaminación por arrastre de un baño al otro.


7- Secado

Es la última fase del proceso donde se consigue el secado de las piezas en hornos con aire y a temperatura.